MUSEO ENZO MANZINI

MUSEO ENZO MANZINI

Dirección Ruta 12 km. 28 Departamento de Zonda.

Directora Silvia Manzini de Adarvez

Tipología Pluridisciplinario.

Teléfono: 0264/154474442

E-mail: silviabmanzini@hotmail.com

Se encuentra ubicado en el departamento Zonda, provincia de San Juan. Y posee una variedad de salas temáticas que cuentan la historia de la provincia y sus actividades y oficios.
Su fundador, Enzo Manzini, al remover el terreno de la finca Don Viñato para construir los cimientos de una vivienda, encontró restos de petroglifos y cananas del período indígena. Este hallazgo lo llevó a asumir el compromiso de resguardar las riquezas del pasado, tarea que continúa su familia.

Este museo cuenta con un parque temático de juegos ancestrales y un salón de usos múltiples, el cual sirve como sala de exposición y juego en donde se reproducen algunas culturas ancestrales que vivieron en San Juan.

Está dotado de un sector, para que quienes lo visiten puedan desarrollar algunos juegos en forma práctica. Cuenta con un sistema de sonido y de proyector, a fin de proyectar películas de los Huarpes y los juegos indígenas.

En otro sector del predio hay una proveeduría, donde se ha creado una pulpería con elementos utilizados en épocas pasadas.

Quien visite las instalaciones podrá gozar también de un momento de esparcimiento y juego; todo unido a un extraordinario paisaje de fondo, representado por las magníficas Sierras Azules que rodean la comarca.

El objetivo es que el museo Enzo V. Manzini sea un auténtico espacio de aprendizaje, ofreciendo al visitante acercarse al conocimiento del Patrimonio Cultural de la provincia de San Juan.

El museo Manzini es multifacético, está compuesto de seis módulos y una oficina de archivo histórico. El mismo se encuentra estructurado de la siguiente forma:

Primer módulo: Arqueología y Paleontología: en este módulo se exhiben objetos que fueron utilizados por aborígenes de la provincia, entre ellos: puntas de flecha, boleadoras, cuchillos, cerámicas, vasijas y otros objetos que ellos utilizaban en la vida cotidiana como morteros en donde colocaban el maíz o algarroba formando así una harina con la cual preparaban comidas como la “chuchoca”, el “patai” y bebidas como la “chicha” y la “aloja” que provenían del maíz.

Segundo módulo: Arte Sacro, medallística y numismática: aquí se exponen: medallas, monedas, armas de la época, muebles pertenecientes a artistas ingleses. Además, se muestran algunos aspectos religiosos utilizados para poder tener los templos iluminados, antes de que se inventara la luz, se colocaban moldes que eran rellenados con cebo, introduciéndoles un pabilo. Luego, al encender las velas, después de un tiempo, las mismas comenzaban a humear. Para evitar esto, se utilizaban sustancias para avivar las llamas.

Tercer módulo: vida cotidiana: aquí se expone una maqueta organizada que permite visualizar como era una tarde en aquellas épocas. La maqueta consiste en maniquís los cuales personificaban la escena. La señora de la casa se encontraba sentada y con una pollera la cual había sido bordada por ella misma. En sus manos poseía un rosario porque está rezando por ser la hora de la oración. A su costado se encuentra un niño al cual cuida mientras este juega. En un plano posterior se muestra la esclava, la cual está planchando y por preparar un rico chocolate ya que la señora ha invitado a sus amigas a una “tertulia” en el salón de la casa. Al costado de la maqueta se exhiben electrodomésticos de la época, entre ellos: una heladera, una cocina, una olla a presión, una batidora y una máquina de hacer café, y un lavarropa, entre otros objetos antiguos.

Cuarto módulo: sala Nazario Benavides: se exhiben objetos pertenecientes a su familia y una sala de música con instrumentos musicales del siglo XIX y principios del XX, entre ellos se puede observar cómo funciona el fonógrafo con el que bailaban, el cual funcionaba a cuerda.

Quinto módulo: sala del periodista Enzo Valentín Manzini: aquí se puede apreciar los distintos instrumentos de comunicación orales, escritos y televisivos de comienzo del siglo XIX y XX, como las primeras máquinas de escribir las cuales fueron inventadas en 1829. Las mismas representan la herramienta que plenamente identifica al periodista y contra las cuales se encuentran expuestos libros del siglo XIX y XX. se exhiben además las primeras radios y máquinas de video, reproductores de videos, telégrafos, teléfonos y máquinas fotográficas de principios del siglo XX. La sala cuenta con una galería que resguarda el recuerdo de periodistas de distintos rubros de la provincia de San Juan.

Sexto módulo: posee una imprenta que data de fines del siglo XIX, y un museo abierto que exhibe antiguos elementos utilizados en la agricultura y vitivinicultura; carruajes; automóviles antiguos; petroglifos; etc.